martes, 8 de diciembre de 2015

Navaja Fällkniven LTC

Una novedad de este año de la casa sueca que, aunque en su web la anuncian para más adelante, ya está disponible en algunas cuchillerías.


Es por fin una Fallkniven que me gusta. Llevaba un tiempo buscando una navaja discreta y ligera con materiales de alta gama; pero no me interesan otros modelos de esta marca, ya que son muy grandes y las hojas me resultan incómodas por ser demasiado anchas. Tampoco en otras marcas encontré nada interesante, pues parece que sea la norma sea que, en cuanto se incluye una hoja de acero de alta calidad, haya que convertir la navaja en un armatoste absurdo.


¿Por qué no algo del estilo de una navaja suiza, pero con materiales de alta gama? Yo buscaba algo discreto, ligero, cómodo y de un tamaño razonable. Esto es lo que ofrece la LTC, sigla de legal to carry (legal para llevar encima), puesto que está diseñada para ser de uso legal según las legislaciones de la mayoría los países. El resultado es una navaja con unas formas que recuerdan a las suizas; pero, por primera vez en una navaja de esta clase, con un acero de alta gama como este 3G de Fallkniven, un laminado de VG5 con un núcleo de SGPS.


Esta navajita ha hecho que me libre rápidamente, para poder financiármela, de mi otro modelo de la marca, una U2 que llevaba en un cajón desde que la adquirí (espero que disfrute una buena vida en el bolsillo de un dueño que la aprecie más). Aquí vemos una comparación de tamaño en la que podemos comprobar que la LTC tiene prácticamente igual largo y filo útil que una U2 (fuente).


La navaja tiene una hoja dropoint de 5,9 cm (filo útil de 5cm), ancho de 1cm y grueso de 2.4mm, con muescas a ambos lados para apertura por diestros y zurdos. El cuerpo, de 81mm, es de aluminio y acero en el resorte, todo remachado en un recio bloque al que le saco el único defecto que le veo a la navaja: es una lástima que no la hayan redondeado un poco, es muy cuadrada y esas aristas serán incómodas. Veámosla comparada con una Wenger y una Victorinox para hacerse una idea de sus medidas.


Aunque no se puede apreciar fácilmente, la hoja no está en contacto con el aluminio de las cachas, la navaja posee arandelas de algún otro material para reducir la fricción.


Sin seguro, sin clip, sin apertura a una mano, sin un mango rugoso, con una hoja pequeña y estrecha, no es desmontable... Y en colorines y solo pesa 33 gramos. Aunque podría ser la descripción de una navaja suiza, que son casi unánimemente alabadas, por ser una Fällkniven tiene todas las papeletas para ser odiada por muchos. A mí me parece una gran idea que hayan apostado por esta franja de mercado y me encanta.

  • Tamaño cerrada (mm)  81
  • Largo hoja (mm) 59
  • Grueso hoja (mm) 2.4
  • Peso  33g
  • Acero 3G, dureza HRC 62
Pros:
Porte legal
Ligera y pequeña
Materiales de la mayor calidad disponible

Contras:
Las aristas de las cachas puedes ser demasiado angulosas para ser cómodas
El precio, es un capricho caro

Nota:
NOTABLE
ACTUALIZACIÓN: Tras varios comentarios recibidos por lectores, y sin que haya dejado de pensar que la calidad de los materiales de este producto es la máxima que se se puede encontrar, he rebajado la nota a un notable desde el anterior sobresaliente por motivos de diseño (lo anguloso de las cachas que ya había señalado). ¡Me habéis convencido! Nunca juzgo un diseño a no ser que afecte a la usabilidad de la herramienta.

No es la primera vez que en este blog cambio una nota a un análisis, aunque normalmente sucede cuando un producto revela virtudes o defectos a largo plazo. Veremos qué dice el largo plazo para esta navaja.