viernes, 25 de noviembre de 2011

Leatherman Wingman

Gracias a Esteller he tenido ocasión de probar uno de los nuevos lanzamientos de Leatherman, los modelos Wingman y Sidekick. Con esta pareja de multiherramientas, Leatherman se mete en el terreno de gran parte de su competencia, dirigida al cliente que busca una multiherramienta barata sin renunciar a la calidad.


Esto creo que se nota especialmente en la Leatherman Wingman, que por su selección de herramientas, parece enfocada a un uso concreto, urbano y para el trabajo. Su vocación de multiherramienta popular se nota en el tipo de campaña publicitaria que le están haciendo, con vocación de viral, de estilo kitsch y friqui y alejada de la imagen "para machos" asociada a este tipo de productos en EE.UU. (e incluso parodiándola).



La Leatherman Wingman es distinta a otros productos de Leatherman. De entrada, puede dar la impresión de tener unos acabados más toscos que otros modelos de sus gamas altas. Está evidentemente diseñada para optimizar costes y ofrecer una multiherramienta a un precio muy bajo. Para ello, Leatherman ha prescindido de algunas características a los que estamos habituados los usuarios de la marca. El aspecto general es distinto, con unos estampados de las piezas más sencillos de lo que nos tiene acostumbrados.


Uno de los efectos más obvios de este diseño es la falta de bloqueo en herramientas, ya que solo lo poseen la hoja y las tijeras (la hoja y la sierra en la Sidekick). Las herramientas alojadas en el interior del mango se mantienen abiertas únicamente con la sujeción de un muelle, como en sus multiherramientas más pequeñas.


La hoja de corte, que es algo más delgada que la de una Wave o Charge, tiene un acabado menos sofisticado; algo que, si bien es menos estético, no le resta funcionalidad alguna.


Otro punto es que las herramientas alojadas en el mango no están diseñadas para poderse extraer individualmente, ya que las pestañas para desplegarlas están todas a la misma altura, por lo que debemos sacarlas todas ligeramente, escoger la que necesitamos y plegar entonces las que no.  

 

Las puntas de los destornilladores no tienen el acabado común de la marca y, sobre todo en el Phillips, están hechas para abarcar varias tallas de tornillo (lo que significa no funcionar a la perfección con ninguna), además de tener un acabado pulido (como los de Victorinox), que, si bien hacen su trabajo, requieren más cuidado al trabajar para no estropear la cabeza de algún tornillo difícil. Este es en mi opinión su peor punto, sin llegar a decir que sean unos destornilladores que no hagan su trabajo: funcionan.


Vemos en general unos acabados más sobrios, como unos alicates que no muestran el estampado de la marca. Tampoco el cortacables cuenta con la zona endurecida para cortar alambres templados (sin embargo, y en esto me extenderé más adelante, han resultado ser unos de mis alicates de Leatherman favoritos).


Varios puntos que, sumados, ayudan a ajustar el presupuesto, que no deja de darnos una multiherramienta de una gran calidad que sigue siendo una Leatherman. Los ajustes siguen siendo excelentes, los aceros son de la calidad habitual, las hojas de corte son de acero 420HC y la multiherramienta cuenta con algunos aciertos que algunos preferirán a las de otros modelos.

Uno de sus fuertes son los alicates. De aspecto muy robusto, poseen un resorte que los mantiene abiertos, muy cómodo y bien diseñado para no ser delicado.


La ergonomía es muy buena, asimétrica y sin bordes agudos, permite un agarre fuerte y usar los alicates en tareas exigentes con mucha comodidad. Por otro lado, como los de los modelos Skeletool o Juice, no permiten apertura con una sola mano, al fijarla mediante resortes en sus posiciones de plegada y desplegada.


Pero lo que más me ha gustado es el cortacables de alicate común. No sé por qué en las multiherramientas no se suele emplear el cortacables de los alicates de toda la vida, que ha demostrado funcionar perfectamente, sino que se usa uno tipo guillotina cuyo ajuste nunca es perfecto y tiende a aplastar los cables y no a cortarlos, además de ser menos robusto y polivalente. Es este caso, la supuesta rebaja en los alicates para mí es una mejora. Preferiría que mi Leatherman Charge tuviera este cortador de cable.


Otra sorpresa son sus tijeras, que me han gustado más que las de otros de sus modelos más caros. No solo me parecen más robustas sino que son más grandes.  


El clip integrado en el mango es otro de sus puntos favorables. Es un accesorio que hay que comprar por separado en otros modelos, y quienes lo hayan usado coincidirán conmigo es que se vuelve una comodidad de la que ya no se quiere prescindir una vez probada.


En cuanto a su construcción, nos encontramos con una multiherramienta de 9.7 cm. cerrada, con un peso de 198.4 gramos, hecha en el acero inoxidable de Leatherman con un pulido que recuerda a otras marcas (y cuya resistencia a la corrosión quizá sea mejor debido a esto). Las Wingman y Sidekick no están remachadas (una característica de multiherramientas baratas) por lo que pueden desmontarse para su limpieza o reajuste cuando aparezcan desgastes por el uso; el propio usuario podrá hacerlo, porque no tiene los tornillos de seguridad habituales.



Herramientas (13):
  • Alicates de punta fina accionados por muelle (1) con
  • Corta cables (2)
  • Hoja de apertura con una sola mano de 6.6 cm. parcialmente serrada de acero 420HC (3)
  • Abridor de paquetes (4)
  • Lima para madera y metal (5) con
  • Regla de 3 cm. (6) y
  • Destornillador pequeño (7)
  • Tijeras (8)
  • Destornillador mediano (9)
  • Destornillador Phillips (10)
  • Abrebotellas (11) y
  • Abrelatas con (12)
  • Pelacables (13)
En definitiva, un acierto de Leatherman que seguramente está haciendo sudar a la competencia. Aunque las Sidekick y Wingman no harán furor entre fanáticos de las multiherramientas a los que no les importa gastarse un dineral porque quieren "lo mejor", sin duda son una buena recomendación para el usuario general que busca una multiherramienta de calidad sin tener que vaciar su cartera. Desde luego, se han convertido en mi consejo para el que busque calidad a buen precio.

Tengamos en cuenta que las Wingman y Sidekick se pueden encontrar a la venta por 34 euros y 45 euros respectivamente. Es sencillamente un precio imbatible dada su alta calidad, algo que tengo muy en cuenta e la hora de puntuar. Esto la hace merecedora de una puntuación muy alta, aunque no el sobresaliente, dado que otras multiherramientas la superan en prestaciones.

Pros:
Relación calidad precio imbatible

Contras:
Destornilladores pulidos

Garantía: 25 años

Nota: Notable

1 comentario:

Armando Valdemar dijo...

Hola, me parece genial tu idea.
Este tipo de blogs son unas herramientas ( nunca mejor dicho aqui) magnificas para conocer de primera mano detalles tecnicos y consejos practicos sobre temas concretos y poco tratados.
Una excelente guia de usuario.

Un saludo.